Cinco cambios que experimentará tu baño en los próximos años

El baño del futuro contará con televisión en la ducha, espejos y retretes interactivos, y mamparas que se adaptan a cualquier ritmo de vida.

El mundo está cambiando de forma imparable y con él las necesidades de cada persona, familia y espacio. Cada vez más el baño se está convirtiendo en ese espacio íntimo donde encontrar un momento personal, un tiempo que dedicamos al ‘Me Time’. Por eso cuenta cada vez con mayor capacidad de personalización y avanza para convertirse en un espacio que todavía cuesta imaginarse. Lejos quedarán esos baños con cortinas de ducha, espejos pequeños y tazas de tacto frío e impersonal. Dentro de 20 años, las personas podrán disfrutar de un baño adaptado a todas las necesidades, automatizado y, además, ecológico.

Duscholux, firma pionera en fabricación de mamparas de ducha y baño, propone una proyección imaginativa sobre cómo puede cambiar el baño para adaptarse a las necesidades del futuro. La imaginación es el único límite.

  1. Espejos multidispositivo y con realidad aumentada

En el baño del futuro, el espejo cobrará un papel protagonista. Será el asistente personal en formato digital que acompañará día a día a las personas. Su tarea pasará por poner la música mediante Bluetooth, decidir sobre el aspecto personal cada mañana, o hacer la función de un asesor de imagen.

Los espejos llevarán integrado un sistema digitalizado para lograr el máximo confort y facilitar el día a día de los usuarios. Mientras una persona se cepilla o se afeita, puede conocer la previsión del tiempo o el estado del tráfico solo preguntándoselo. Así de sencillo: la voz será la forma de comunicarse con el baño del futuro.

Por supuesto, no se puede olvidar que el mundo tecnológico avanza a pasos agigantados y, para cogerles el ritmo, los espejos del futuro contarán con la tecnología de la realidad aumentada, el 3D, que ayudarán a probarse ropa o comprobar cómo queda un cambio de estilo sin moverse de casa.

También serán una ayuda para el control de la salud. Los sensores y la tecnología del futuro serán capaces de detectar el ritmo cardiaco, la oxigenación en sangre o los cambios de tono en nuestra piel.

  1. Circuitos de reutilización del agua

El baño no puede permanecer ajeno a la creciente conciencia sobre el respeto por el medio ambiente. Más del 70% del agua que se utiliza en un hogar se consume en el baño, según los datos de la Fundación Aquae y la ducha supone un tercio de esa cantidad. El baño del futuro tendrá como objetivo no solo reducir el consumo de agua mediante medidores, sino reutilizarla.

El futuro pasará necesariamente por construir circuitos de reutilización del agua. Alargar su ciclo de vida es posible mediante circuitos instalados en los hogares. Son sistemas que permiten reconducir el flujo de la ducha a un depósito que sirva después para el uso en el retrete, por ejemplo.

  1. Ver la tele en la mampara

La mampara será mucho más que un cubículo: se convertirá en una versátil pantalla en la que se pueda leer el periódico del día, ver una película, la lámpara de luz personalizable o incluso el panel de mando de la propia calefacción. La interacción con este elemento del baño será diaria, por lo que las mamparas incorporarán la tecnología más puntera que hará única cada ducha.

 

Por otro lado, hay una tendencia por la que los espacios dedicados a la vida doméstica son cada vez más reducidos. Los hogares son espacios cada vez más pequeños pero bien aprovechados, por lo que los elementos el baño tienen que contar con la flexibilidad y capacidad de hacer que lo pequeño parezca grande.

 

La mampara será una pieza clave para conseguir, además, que hasta los baños más pequeños puedan parecer amplios. En este sentido, una mampara modular como la System 210 de Duscholux (https://youtu.be/6Scq-UF3po0) permitirá dar soluciones a diferentes tipos de habitaciones, espacios y formas de vivir el momento de la ducha.

 

  1. Videollamadas 3D desde la ducha

La domótica dominará el futuro y llegará también a espacios que hoy en día pueden parecer impensables. La automatización inteligente del hogar llegará tan lejos como los usuarios pueden imaginarse. Por ejemplo, una videollamada desde la ducha en la que el emisor puede ver reproducido en 3D hologramático a su interlocutor.

 

Algunas de las aplicaciones de la domótica en el baño pueden ser disponer de las imágenes de la televisión proyectadas en la ducha, o que pseudopantallas sobre una mampara sean inteligentes y permitan cambiar de canal con solo rozarlas.

 

 

  1. Un spa domotizado sin salir de casa

Las familias cambian y la forma en la que se organiza un baño también lo hace con ellas. El baño del futuro dará la posibilidad de recrear un spa dentro de una habitación, uniendo la domótica, la más innovadora tecnología y la personalización para familias que así lo deseen.

 

El baño del futuro se adaptará a todas las necesidades y familias. Desde la persona que busca tiempo para ella, un lugar donde relajarse y dedicarse unos minutos de desconexión con el mundo exterior, hasta las familias que utilicen el baño para un momento de diversión.

El baño del futuro logrará crear ese espacio donde las personas podrán combinar la tecnología, la automatización y la personalización hasta límites todavía por explorar. El confort pasará en el futuro por digitalizar cada espacio del hogar y el baño no se va a quedar atrás. El pronóstico del baño del futuro es, sin lugar a dudas, tal cual cada persona quiera construir el suyo.

 

https://www.duscholux.es/